Temas de Interés

Temas de Interés

Qué es y por que se eleva el ácido úrico

La carne de puerco, los frijoles, las espinacas y rábanos pueden también condicionar este tipo de problema

Foto ilustrativa. Pixabay

La hiperuricemia  o ácido úrico elevado genera síntomas dolorosos, ya que da lugar a un tipo de artritis y de no atenderse puede provocar cálculos renales, informó  el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Guerrero. Indica que este padecimiento es más frecuente en hombres a partir de los 40 años. 

El ácido úrico se disuelve en la sangre y llega a los riñones que son los órganos que se encargan de eliminarlo a través de la orina, explicó el médico familiar  de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 9, Mario Vázquez Salazar.

Este es un elemento que se origina cuando “nuestro organismo descompone sustancias llamadas purinas y se considera un desecho que producen las células de nuestro  cuerpo, pero que principalmente procede de algunos de los alimentos y bebidas que ingerimos”.

Detalló que el ácido úrico no es eliminado cuando está en grandes cantidades en nuestro organismo y esto se debe a la presencia de purinas en un nivel muy alto.  Los alimentos que las contienen son los mariscos, carnes rojas, carbohidratos (o alto consumo de pan), alimentos deshidratados y consumo abundante de sal (sodio) y algunos vegetales. También puede desarrollarlo el ayuno prolongado  y el consumo de bebidas  alcohólicas. 

“Los alimentos son los que están produciendo el ácido úrico,  por lo que la alimentación es lo más importante; la obesidad también es un factor determinante"

Por  ejemplo, la carne de puerco, los frijoles, las espinacas y rábanos pueden también condicionar este tipo de problema”, expresó.

El médico familiar reiteró que los niveles de ácido úrico alto se conocen como hiperuricemia y normalmente están asociados con gota y cálculos renales.  Asimismo  insistió que cuando ya sufre de la enfermedad, no se debe recurrir a la automedicación y remedios caseros, que podrían afectar aún más la salud del paciente.

Foto ilustrativa. Pixabay

Agregó que el ejercicio no sólo previene el sobrepeso, la obesidad y recupera el peso normal, sino que también mantiene la glucosa y el ácido úrico en cifras normales,  mejora el nivel de colesterol y triglicéridos en la sangre, previene el desarrollo de diabetes mellitus  e hipertensión arterial y sus complicaciones. Con la actividad física, disminuye el riesgo de infartos y enfermedades cardiovasculares, concluyó. 

Compártelo